Deje de pensar y beba agua

En el proceso de perder peso o ponernos en forma, todo el mundo piensa en ver como aceleramos la cosa. Porque la verdad es que es largo. Si uno pasó años poniéndose esos kilitos de más, no podemos esperar que desaparezcan de la noche a la mañana ¿no?
Y en esa buscadera del “camino fácil” aparecen mil y una opciones que prometen maravillas pero que en la mayoría de los casos, no la cumplen. Medio politiqueras pues.
Deje de pensar y beba aguaEn el mercado pueden encontrar pepas mágicas, masajes ultra sónicos, máquinas que hacen el ejercicio por ti y hasta un zarcillo que te quita el hambre (Es en serio, lo vi en el periódico, una página completa con explicación y todo)
La realidad es que este proceso es simplemente de esfuerzo y paciencia. De esfuerzo porque tienes que hacer el trabajo, y de paciencia para ver los resultados.
Pero si en su afán de la rapidez todavía sueñan con un “suplemento” que les ayude a quemar esa grasita de manera casi mágica, yo les tengo uno que es además, bueno bonito y barato: el agua.
El líquido transparente, inoloro e insaboro ayuda a un bojote de procesos en el cuerpo, incluyendo la quema de grasas. Primero tenemos que el agua ayuda a mantener a los riñones trabajando eficazmente, lo que hace que el hígado pueda trabajar más en la quema de grasas. Ayuda a mantener el hambre a raya, prueben cuando tengan un “antojito” a mitad de tarde, tomándose dos vasos de agua y verán que el antojito no existe. Además, mientras más agua tomes, menos líquido acumulará tu cuerpo, aunque suene tostado, es así. ¿Por qué? Porque cuando tu cuerpo no recibe suficiente líquido, trata de agarrarse al que ya tiene en el cuerpo como camello en un oasis. Así que para verse desinflado, tome agua.
Y si te la tomas fría, pues mejor. Al tomar el agua fría tu cuerpo tiene que calentarla para que no estés pasando pacheco, además que tu barriga no tiene porque actuar como nevera. Puedes quemar hasta 100 calorías extras al día sólo tomando agua. Eso sí, ni sueñes que va a sustituir tu sesión de ejercicios.
Lamentablemente para los amantes de refesquitos, juguitos y brebajes, la cosa no funciona tan bien. Si quieren disfrutar de los beneficios del agua, en todo su esplendor, tienen que tomársela pura y simple. En vaso, botella o galón.
Así que la próxima ves que andes pensando en cómo apurar las cosas para poder meterte en ese pantalón que tienes en el closet, ¡deje de pensar y beba!
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube