Jugos con lechuga y sus propiedades

La lechuga (Lactuca sativa) es originaria del Asía donde se ha cultivado desde hace siglos.

Es una planta anual de rápido crecimiento que forma un tallo con semillas que puede crecer hasta alcanzar una altura de 90 cm, con muchas ramas terminando en varias cabezuelas con flores de pétalos amarillentos.

lechuga,pimiento , zanahoria,alfalfa,berros,espinacas,alfalfaExisten varios tipos de lechuga: La lechuga orejona, lechuga común, la lechuga mantequilla" (butter) incluyen la lechuga de semillas negras, la de semilla blanca, y la big Boston. Las variedades May king belmonty la bel-May son variedades de invernadero. Las variedades frescas incluyen la Hanson, la New York, la imperial, la iceberg y la mignonette.


Propiedades nutritivas de la lechuga

Las lechugas, en general, son ricas en diferentes vitaminas y minerales. En el caso de las vitaminas, éstas contienen B1, B2, B3, B5, B6, B12, C, D, E, K y, betacaroteno.

En cuanto a los minerales y otros nutrientes, las lechugas poseen ácido fólico; boro, calcio, cromo, cobalto, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, silicio, sodio, azufre, cinc; bioflavonoides; clorofila; sustancias fito químicas; fitoestrógenos; triptofán


Propiedades curativas de la lechuga

La lechuga tiene propiedades sedativas y relajantes. Debido a ello combate el dolor especialmente de cabeza, trastornos respiratorios (tos irritativa) y el insomnio.

En el siglo XVII Nicholas Culpeper, médico famoso de la época, utilizaba la lechuga en la preparación de un remedio para aliviar los dolores de cabeza. Él extraía el jugo de varias hojas de lechuga en un mortero con una mano de madera. A continuación, en otro mortero machacaba cuidadosamente varios pétalos de rosa hasta que obtener suficiente de este jugo. Después de mezclar tanto el jugo de lechuga como el de rosa, untaba algo de esa mezcla en su frente y sus sienes.

Con respecto a los trastornos respiratorios como la tos, es importante señalar que la lechuga también ayuda. Durante la Segunda Guerra Mundial, en algún momento comenzó a escasear la codeína, un compuesto analgésico y antitusivo obtenido a partir del opio. Entonces se enfocó la atención hacia un compuesto presente en la lechuga conocido como lactucario, que tiene propiedades supresoras respiratorias y sedativas similares a las de la codeína y la morfina, sólo que mucho más débiles.

Durante ese periodo, se le dieron extractos de jugo de lechuga a los soldados con necesidad de calmantes para el dolor o supresores de la tos lo que dio buenos resultados. .

Igualmente, la lechuga fue utilizada con fines somníferos, ya que ayudaba a las personas enfermas o heridas que habían estado en combate a conciliar fácilmente el sueño.

Recetas de jugos curativos con lechuga

Jugo de lechuga contra el insomnio

Ingrediente

5 hojas de lechuga

Preparación

Lavar las hojas de lechuga y ponerlas en la licuadora junto con un poco de agua fría.
Beber un vaso de este jugo todas las noches antes de dormir.

Jugo de lechuga para combatir trastornos respiratorios

Ingredientes  (2 porciones)

1 pimiento rojo

1 zanahoria

1/2 lechuga

7 manojo de brote de alfalfa

Preparación

Envolver los brotes de alfalfa en las hoja de lechuga. Colocar todos los ingredientes en la licuadora junto con un poco de agua y licuar.

Tomar a diario un vaso de este jugo, como preventivo, contra trastornos respiratorios.

Jugo de lechuga para la acidez estomacal o agruras 

Ingredientes

4 zanahorias

1/4 de taza de agua

6 hojas de lechuga

Preparación

Lavar las verduras. Colocar las zanahorias en la licuadora junto con la lechuga. Agregar el agua. Beber a diario una semana, descansar otra y repetir.

Jugo de lechuga para la hemorroides 

Ingredientes

3 cucharadas de avena

1 vaso de jugo de zanahoria

5 hojas de espinacas

3 ramas de berros

3 hojas de lechuga

Preparación

Lavar perfectamente los vegetales. Luego, poner los ingredientes en la licuadora y licuar por unos segundos. Después, verter la avena. Beber este jugo 2 veces por semana en ayunas durante 2 meses.


Recomendaciones

Seleccionar lechugas que estén frescas, firmes y llenas de color, ya que, en caso contrario, no puede ser aprovechable y es mejor desecharlas.

Preferir adquirir lechugas que se hayan cultivado de manera orgánica, ya que están libre de químicos.

Lavar con abundante agua la lechuga, ya que sucia puede estar contaminada de bacterías que podrían causar diferentes dolencias como la hepatitis o parásitos intestinales.


Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube