Jugos y licuados energéticos


Una de las funciones básicas de los alimentos es brindarle al organismo la energía necesaria para funcionar. 


Esto incluye no sólo nuestra capacidad para movernos y realizar las labores más elementales, sino para mantener el funcionamiento de nuestros órganos más importantes. Este aporte energético -llamadas calorías- es prácticamente el combustible con el que el cuerpo logra sobrevivir. Sin embargo, ¿Qué son, en realidad, las calorías?

La caloría es un término utilizado en física para marcar el gasto energético de cualquier sistema. En promedio, un ser humano debe consumir entre 1,500 a 2,000 calorías diarias, aunque esta cantidad puede variar enormemente dependiendo de la cantidad de actividad que se realice.

Niveles de aporte energético

El aporte energético se divide en niveles según sus prioridades que son:

chocolate,plátano,leche,yogurt,frambuesas, almendrasMetabolismo basal: Es el nivel mínimo de energía que se necesita para mantener las funciones básicas, como la circulación sanguínea, la respiración y otros tantos. En casos extremos, ciertas funciones pueden tener prioridad sobre otras, y sistemas como el digestivo y el urinario dejarán de recibir nutrientes en los momentos de auténtica carencia.

Actividad física: Son las funciones necesarias para que el organismo interactue con el medio. Curiosamente, una de las funciones más importante de la actividad física es el conseguir los nutrientes básicos para sobrevivir.

Función reproductiva: Una parte mínima de la energía asegura la producción de las células sexuales, aunque en las hembras de las especies, la gestación exige una gran cantidad de gasto calórico, pues durante esos meses, debe proporcionar la nutrición para el nuevo ser, cuando menos hasta que se pueda alimentar por sí mismo

Acumulación de reservas: Todas las formas energéticas no utilizadas se guardan en el cuerpo en forma de grasa, para poder ser utilizadas posteriormente.

Nutrientes y alimentos energéticos

Existen tres grupos de alimentos energéticos principalmente:

Los azúcares Son fuente de energía instantánea. Éstos se absorben casi de inmediato dentro del torrente sanguíneo, en especial las llamadas azúcares simples. Su consumo asegura que el cuerpo se mantenga funcionando de manera continua y eficiente. Las principales fuentes son las frutas y algunas verduras. Los azúcares refinados son un aporte importante, pero deben usarse con bastante moderación.

Los carbohidratos Son de una asimilación más lenta, se deben descomponer para que puedan ser utilizados. Sin embargo, se suelen quemar a un ritmo mucho menor que los azúcares, por lo que proporcionan una cantidad constante de energía durante periodos más largos. La principal fuente de los mismos está en los cereales, las leguminosas, frutos secos y en los lácteos.

Las grasas Se les conoce como energías de reserva, pues requieren de un proceso mucho más complejo para ser utilizables, tienen la ventaja de poder acumularse durante más tiempo, por lo que aseguran una provisión para casos de emergencia. De hecho, cualquiera de los otros tipos de energéticos que no son aprovechados se transforman en grasa para su acumulación.

Su principal aporte proviene de las carnes, la mantequilla, los frutos secos y ciertas leguminosas. Dada su condición de ser complejas de asimilar, deben mantenerse su consumo en el mínimo posible, pues su exceso puede ser muy perjudicial.


Jugos y licuados energéticos

Licuado energético de plátano y chocolate

Las calorías del chocolate junto con las del plátano hacen que este licuado resulte ideal para recargar las pilas, especialmente antes de realizar alguna actividad física.

El plátano este fruto es uno de los pocos que contienen cromo, un mineral esencial para metabolizar el colesterol, las grasas y las proteínas, y para la producción de energía. los plátanos tienen asimismo una cantidad elevada de hidratos de carbono, por lo que hacen que nos sintamos llenos y constituyen una buena fuente de combustible.

Ingredientes
  • (1 1/2 tazas) de leche
  • 25 g de chocolate negro, troceado
  • 2  plátanos  maduros, pelados
Preparación

Calentar la leche en un cazo. Incorporar el chocolate y remover hasta que se funda. Meter en una licuadora la leche con el chocolate y los plátanos. Batir y beber.



Licuado energético de yogurt, frambuesa y almendra

Este licuado resulta ideal para ellas especialmente en la menopausia, ya que no sólo aporta energía sino que, gracias a las almendras, combate la osteoporosis.

Ingredientes
  • 1/2 taza de yogurt  natural descremado
  • 1/2 taza de leche descremada
  • 1/2 taza de frambuesas
  • 1 cucharada de almendras fileteadas
Preparación

Bate los ingredientes a velocidad alta por 30 segundos. Bebe poco a poco.


Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube

0 comentarios:

Publicar un comentario