Remedios caseros para eliminar arañitas y várices

Remedios caseros para eliminar arañitas y várices

Las várices o arañitas en las piernas son realmente complicadas de retirar, pero eso no quiere decir que no se pueda intentar con algunos remedios caseros y naturales para lograrlo. Opciones, por suerte, existen para todos los gustos.

Recetas de remedios caseros,

Una de las que tienes a mano es esta mascarilla de zanahoria y sábila contra las várices. Esta mezcla puede resultar realmente buena para luchar contra este inconveniente, en especial por la presencia del aloe vera, una planta que suele ser genial para la piel en general.

Justamente, el aloe vera o sábila es probablemente uno de los mejores remedios naturales para las várices que puedes tener en cuenta. Si no te convenciera la anterior mascarilla, simplemente puedes recurrir a aplicar pulpa de la planta a diario sobre las zonas afectadas.

Si necesitaras más opciones, en plantas buenas para las várices podrás encontrar no sólo más trucos caseros para eliminar las arañitas, sino también consejos y hábitos de vida que pueden ser igual o más importantes que estos remedios naturales.

Remedios naturales para las várices
  • Efectuar diariamente masajes sobre la zona de varices con vinagre de manzana, posteriormente se pueden colocar compresas embebidas en él.
  • Un viejo y efectivo remedio casero para las varices consiste en aplicar sobre ellas cataplasmas de arcilla.
  • Masajear las varices con el gel que contienen las hojas del Aloe vera, hay quienes aseguran que este remedio casero utilizado con constancia todos los días y durante algunos meses disminuye el tamaño de las venas inflamadas.
  • Sumergir las piernas en un recipiente con agua, una taza de vinagre de manzana y un puñado de sal gruesa, activa la circulación, calma el dolor, desinflama y quita la sensación de pesadez ocasionada por las varices.
  • Elevar diariamente las piernas durante 10 minutos, esto hace que la sangre retroceda de las piernas descongestionando las venas.
  • Caminar o andar en bicicleta al menos media hora todos los días activa la circulación sanguínea mejorando las várices o evitando que se formen.
  • Evitar cruzar las piernas al sentarse, esto impide que la sangre circule con normalidad lo cual lleva a la aparición de varices o al empeoramiento de las que ya se formaron.

  • Remedios caseros con hierbas para las várices

  • Colocar en una taza de agua hirviendo 1 cucharadita de raíz fresca de jengibre.
  • Colocar 2 cucharaditas de la planta seca de cola de caballo en 1 taza de agua hirviendo.
Estos remedios caseros para las várices se deben tomar fríos y no más de una taza por día.

Mascarilla casera de zanahoria y aloe vera contra las várices.

Ingredientes:
  • Una zanahoria
  • Pulpa de aloe vera o sábila
  • Cantidad necesaria de vinagre de manzana

Preparación:

Corta media zanahoria en trozos y colócala en el vaso de la batidora, donde añadirás una similar cantidad de pulpa de aloe vera o sábila. Esta la consigues cortando transversalmente los tallos y retirándola de su interior.

Procesa bien añadiendo un chorro generoso de vinagre de manzana, en una cantidad suficiente como para que se forme una pasta homogénea y untable.

Finalmente tocará el momento de la aplicación de esta mascarilla anti várices. Colócala sobre las partes de las piernas que estén afectadas por este problema e intenta mantener tus pies en alto durante unos 20/30 minutos. Finalmente retira con agua fría.

CÓMO PREVENIR LA APARICIÓN DE VÁRICES

No al sedentarismo: Estar mucho tiempo sentado, sin ejercitar los músculos, dificulta la circulación sanguínea.
Cuidado con el calzado: este debe ser amplio, con suela fina y suave. Evite las plataformas, los zapatos muy estrechos en la punta y el taco muy alto (más de4 centímetros).
No usar ropa apretada: Las medias ajustadas a mitad de la pierna y las fajas que se utilizan en la parte baja del abdomen alteran el retorno venoso.
Usar medias elásticas con ajuste de compresión, que alivian la pesadez y evitan que la sangre se vaya hacia las venas más pequeñas y cercanas a la piel.
Controlar el peso: la sobrecarga en tobillos y rodillas, los dolores musculares y articulares, la sensación pesadez y la flaccidez de los tejidos son factores fomentan la aparición de várices.
Tomar vitaminas: Tanto la vitamina C como la A ayudan a mejorar o prevenir la enfermedad varicosa.
Evitar los anticonceptivos orales.
Elevar las piernas, ya que calma la hinchazón y hace menos dolorosas las várices.
Masajes manuales: Estos deben ser ascendentes y suaves (sin aparatos ni vibradores), siempre desde los pies hacía los muslos. Mientras los realiza, puede aplicar un gel flebotónico o una crema para piernas cansadas.
Realizar actividad física periódicamente: Se recomienda evitar los ejercicios de alto impacto (saltar, correr, step, tennis, etc). Lo ideal es realizar bicicleta, natación, caminata y yoga 40 minutos al día.
Llevar una dieta equilibrada: Con abundante líquido, frutas, verduras, hortalizas y cereales. También incluya todo tipo de lácteos, carnes blancas (pollo y pescado) y, dos veces por semana, carne roja. Disminuya el consumo de sal.
Dormir en una buena posición: no apoyar una pierna sobre la otra, porque la presión lesiona el tejido subcutáneo, interrumpe la irrigación y la corriente nerviosa. También, puede ser muy útil dormir con los pies ligeramente levantados.
Evitar fuentes de calor excesivo, una prologada exposición al sol, la calefacción a la altura de las piernas o por loza radiante, los baños muy calientes y la depilación con cera.
Consulta temprana al flebólogo: aunque sólo tenga unas pequeñas venitas indoloras, no espere a que aparezcan las molestias y consulte a un especialista. Si la varicosis no se trata a tiempo, puede aparecer dolor y aumentar el número de venas afectadas.
Inclina tu cama: Coloca cojines a los pies de tu cama para que duermas con las piernas levantadas, de manera que alivies las várices al momento de dormir.
Utiliza medias ajustadas: De esta forma aumentas la compresión en tus piernas y evitas que las venitas varicosas se sigan llenando de sangre a la vez que te brindarán alivio.
Aplica compresas de agua: Coloca sobre las varices compresas de agua intercalando una de temperatura fría con otra lo más caliente que resistas, así durante 10 minutos y acabando con la compresa fría.
Masajea tus piernas: Eleva tus pies y date masajes desde el tobillo hacia la parte superior, suavemente y con pequeños golpecitos. Tampoco exageres con la fuerza, la idea es masajear levemente, no causarte mas dolor o moretones.

¿Se puede tratar las várices con medicación?

La medicación se utiliza en pacientes con manifestaciones sintomatológicas (pesadez , dolor , calambres, etc), o en los casos de patologías más avanzadas con claros signos de enfermedad sobre la piel de las piernas, como dermatitis, eczemas, ulceras. Según el caso, los medicamentos que se usan tienen efecto flebotónico, linfotónico o vasodilatador.

Cabe aclarar que la medicación es sólo una parte del tratamiento. Es un complemento del resto de las medidas terapéuticas y preventivas.

¿Las cremas y geles flebotónicos sirven en estos casos?

Estos productos producen un efecto aliviador de algunos síntomas de las piernas. Si el paciente no ha demostrado alergia no hay motivo para suspender su uso. Pero tampoco hay que sobrevaluarlas, ya que forman una parte dentro de todo el contexto terapéutico: medias, ejercicios, tratamientos esclerosantes, cirugía, etc.

Una vez tratadas, ¿qué medidas se deben tomar para retardar la aparición o recidiva de la enfermedad?

Antes que nada, debemos dejar en claro que se trata de una enfermedad crónica, que tiene incidencia hereditaria, depende de los hábitos de vida, del trabajo que hagamos, los embarazos y muchos otros factores, algunos de los cuales podemos evitar o mejorar y otros no.

Es una enfermedad que cursa por etapas: cuando hay signos y síntomas manifiestos se debe concurrir a un especialista, asesorarse y tratarse para retrasar las fases mas avanzadas de la enfermedad. Luego, en los periodos sin enfermedad a la vista, debe seguirse con la prevención: usar medias elásticas, evitar el calor directo, combatir el sobrepeso y el sedentarismo, no usar ropas ajustadas en los lugares incorrectos (ingle, rodilla, tobillo), etc.
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube