Original receta de pollo a la cerveza


Si quieres agasajar a tus visitas, y en casa sólo tienes algún pollo en el refrigerador, además de buena cantidad de cerveza, incluso por demás, no podemos dejar de recomendarte que les prepares un delicioso plato: el pollo a la cerveza. Es uno de los más tradicionales en las comidas de Sudamérica.

Ingredientes:
    aceite,ajo,cebolla,cerveza,estragón,harina,maicena
  • Media taza de aceite
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 litro de cerveza, rubia o negra
  • Estragón
  • 100 gramos de harina
  • 20 gramos de maicena
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 pollo entero, trozado
  • 1 pizca de sal
  • 250 gramos de zanahorias
Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es seccionar el pollo en trozos medianos, o que al menos faciliten luego la tarea de poder comerlo utilizando los cubiertos normales.

Cuando lo hayamos hecho, tomamos los ajos, los pelamos con cuidado, y los picamos también en porciones extremadamente pequeñas. Cuando estén listos, ponemos una sartén en aceite caliente, y al cabo de un minuto, le echamos los ajos hasta que veamos que están por dorarse.

Al mismo tiempo, tomamos el pollo, lo rebozamos en harina y lo freímos en la misma sartén, colocándolo instantáneamente en una cazuela, semejante a la que luego utilizaremos para servirlo.

Entonces tomamos la misma sartén donde se han dorado los ajos, y le echamos la cebolla ya picada. Cuando este ingrediente también comience a dorarse, lo esparcimos por encima de los trozos de pollo que tenemos separados, de la forma más pareja posible, para que todo el pollo tenga el mismo sabor y no se concentre sólo en algunas zonas.

Luego incorporamos los trozos de pollo a la cazuela, agregando detrás de ellos tanto la cerveza, que pudimos haber agregado en pequeñas dosis a las sartenes anteriores, como así también la cerveza, el ajo, la pimienta, el estragón y la sal.

Cuando el pollo esté completamente listo, le echamos encima la maicena diluida con un poco de agua, lo que cumple la función de acompañar la salsa, haciéndola también más espesa.

A la hora de servir, puedes acompañar con los aderezos más comunes, como  mostaza o mayonesa, además de cualquier otra salsa que sea del gusto de los comensales, aunque siempre con cuidado de que sus sabores no afecten, ni reacciones negativamente, con los del pollo o la cerveza.
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube