Cheesecake de Ricotta y Mascarpone

El secreto para elaborar una tarta de queso tan cremosa como esta consiste en usar un baño maría en el horno. El vapor de agua que se genera rodea la tarta y la mantiene húmeda mientras se cuece y así no se resquebraja.
Ingredientes
    ricotta,mascarpone,huevos,azúcar,limón,maizena
  • 250 g ricotta 
  • 250 g  mascarpone  se pueden cambiar por otros quesos
  • 6 huevos 
  • 100 g azúcar
  • 1 raspadura de limón
  • 2 cucharadas soperas maizena
  • azúcar  para caramelizar el molde
  • agua  para caramelizar el molde

Preparación
Se comienza por preparar una fuente refractaria en la que quepa el molde que vamos a usar. Se pone con agua en el horno a 250º. A continuación se carameliza el molde y se reserva

Luego se separan las claras de las yemas. Se montan las claras a punto de nieve y se le añade poco a poco la mitad del azúcar, y se reserva. Se baten bien las yemas con el resto del azúcar, y cuando blanquea se añaden los quesos, la raspadura de limón y la maizena y se bate hasta conseguir una masa homogénea. Se incorporan las claras con movimientos envolventes y se pone en el mode caramelizado

Se pone en el horno al baño maría a 250º durante los primeros 10 minutos, y luego se baja el horno a 180º y se continua la cocción hasta que esté cuajada. Dependiendo del horno puede ser de 30 a 45 minutos. Se pincha y cuando el palito sale limpio, ya está. Se deja enfriar y se desmolda dándole la vuelta como si fuera un flan.

Le ocurre como a los flanes, que está mas rico de un día para otro
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube

0 comentarios:

Publicar un comentario