Hígado graso : Recetas saludables y remedios naturales

El hígado es la glándula más grande del organismo humano. En este sentido, el hígado pesa unos 1.500 g y es de color oscuro. Se encuentra ubicado en la parte superior derecho del abdomen .



El hígado recibe sangre de la arteria hepática y de la vena porta y, por su interior, pasan, por minuto, 1,5 litros de sangre. Este órgano fabrica bilis o hiél el cual es un líquido digestivo que se almacena en la vesícula biliar.

El hígado interviene en muchos procesos metabólicos del cuerpo humano, y tiene una función de detoxificación.. Es decir, muchos sustancias tóxicas que provienen tanto del interior (medicamentos u otras drogas) como del exterior son eliminados o transformados en sustancias inocuas.

Sin embargo, muchas veces el hígado puede sufrir de una degeneración en cuanto a su normal estructura (comienza a acumular ácidos grasos y triglicéridos) haciendo que aumente de tamaño acompañado de una sensación de presión o dolor en el lado derecho del torax, cansancio constante y mucho malestar luego de comer; todo ello recibe el nombre de hígado graso o o esteatosis hepática.
alcachofas,rábano,miel,

Puede ser causada por la ingestión continuada y excesiva de alcohol. Otras veces deriva de una hepatitis crónica o incluso de infecciones como la sífilis.

.
Alimentos para aliviar el hígado graso

Alcachofa. Es la verdura curativa del hígado por excelencia. Para aprovechar sus propiedades en este sentido se puede tomar cruda, pues así no se pierde ninguna propiedad. Para que resulte más comestible, se pela el corazón en láminas finas y se introduce en un recipiente con agua, limón y sal durante una hora hasta que se ablande, se escurre el agua y se mezcla en las ensaladas

Rábanos. Los rábanos son vegetales curativos para el hígado, por lo que crudos en la ensalada convienen a todo el mundo, especialmente en caso de malas digestiones o de molestias digestivas. El jugo de rábanos desinflama el hígado y lo desintoxica.

Aceites de cártamo, de germen de trigo y de nueces Son aceites con una elevada proporción en ácidos grasos poliinsaturados, sobre todo en ácido linoléíco adecuados para el hígado. Se tienen que consumir crudos para no estropear sus saludables cualidades. Podemos añadirlos a las ensaladas, al pan o a un plato cuando ya está cocinado.

El aceite de cártamo es el que contiene más cantidad de ácido linoléico y se encuentra en tiendas de productos naturales. Lo ideal es variar de aceite, teniendo siempre uno de ellos para tomar en crudo y el de oliva para cocinar. De este modo, aportamos toda la gama de ácidos grasos esenciales.

Miel. La miel es un maravilloso regalo de la naturaleza para el hígado. Contiene más de 180 nutrientes diferentes. Su principal aporte es de glúcidos simples, aunque también contiene proteínas, lípidos, minerales como hierro, potasio o calcio y vitaminas A, E, C, B6, enzimas, etc. Las mieles más apropiadas para el hígado son:

Miel de romero: la miel elaborada fundamentalmente a base de flor de romero combate la acidez y es ligeramente estimulante. Ideal para tomar por las mañanas, junto a una infusión de romero se comporta como un suave estimulante natural.

Miel de girasol: es la miel más digestiva. Es ideal para aliviar los cólicos, el flato y la indigestión.


Remedios naturales para el hígado graso


Remedio para el hígado graso #1: 
Hervir 100 g de cardo mariano en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro, colar y verter sobre 30 g de romero y 30 g de rizoma de polipodio.

Tapar y dejar en infusión durante 1/2 hora, colar y distribuir en 8 partes a tomar durante 4 días, a razón de 2 veces diarias, 4 días consecutivos cada semana, durante 8 semanas seguidas, es decir, 32 días en total

Remedio para el hígado graso #2: 
Dejar en infusión durante 20 minutos en 1 litro de agua hirviendo 30 g de hojas de alcachofa y 30 g de centaurea en un recipiente tapado. Colar, distribuir en 6 partes a tomar en 3 días, a razón de 2 veces diarias, durante 15 días consecutivos, descansar 10 días y volver a empezar 15 días más, es decir 30 días en total.


Recetas saludables para el hígado graso

Receta saludable para el hígado graso #1: Ensalada de alcachofas y apio

Ingredientes

  • 3 alcachofas
  • 150 g de apio 
  • 80 g de aceitunas negras
  • un trocito de guindilla
  • 6 cucharadas de aceite de oliva   extravirgen
  • sal y pimienta
Preparación

Limpiar y lavar las alcachofas y el apio y cortarlos en roc'ajas finas. ientras, poner en una sartén el aceite, la guindilla y las olivas troceadas y deshuesadas, y cocer durante unos minutos.

Aliñar las verduras crudas con el condimento caliente, sal y pimientas.

Receta saludable para el hígado graso #2: Mermelada de manzana y miel de romero

La compañera perfecta para un dulce desayuno o para merendar.

Ingredientes (8 porciones)

  • 1 kilo de manzanas
  • 6 onzas de miel de romero
  • 500 gramos de azúcar morena o edulcorante
  • 1 litro de agua
  • 2 onzas de jugo de limón
Preparación

Lave cuidadosamente las manzanas y séquelas bien. Con un pelador, retire la piel. Con la ayuda de un cuchillo, corte en cubos.

Rocíe el jugo del limón sobre los cubos de fruta. En una olla, mezcle las manzanas, el azúcar, el agua y por último la miel de romero.

Cocine hasta obtener la consistencia de la mermelada. Retire del fuego. Vierta la mermelada en envases de cristal esterilizados de 8 onzas y cubra con una tapa. Esta deliciosa mermelada casera se conserva hasta por tres meses. Una vez abierto el envase, debes refrigerarla y disfrutarla en los próximos 15 días.


Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube