Tarta de mousse de chocolate blanco

    Ingredientes: huevo,azúcar,harina,almendra,fresas,nata,yemas,leche,chocolates,gelatina
  •   Un huevo
  •  30 gramos de azúcar 
  •  15 gramos de harina de trigo 
  •  15 gramos de almendra en polvo 
  •  250 gramos de fresas 
  •  125 gramos de azúcar
  •  400 mililitros de nata para montar 
  •  4 yemas 
  •  200 mililitros de leche 
  •  40 gramos de azúcar 
  •  200 gramos de chocolate blanco para postres 
  •  5 hojas de gelatina

Preparación: 

Esta tarta consta de tres partes diferentes: el bizcocho, el 'coulis' de fresas (sustituible por mermelada si estamos vagos) y la 'mousse' de chocolate blanco.

Empezaremos por la base. Para ello prepararemos un molde desmontable de unos veinte centímetros: lo encamisaremos y forraríamos la base de papel si no fuera suficientemente adherente. Ahora vamos a por la masa. Batimos el huevo con el azúcar y la ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando la mezcla haya cambiado de color a un amarillo pálido y doblado su volumen estará lista. Entonces, añadimos la harina y la almendra, y las integramos bien.

Lo echamos en el molde desmontable y lo llevamos al horno, que previamente habremos calentado. Ponemos calor arriba y abajo a 180 grados y lo dejamos unos quince minutos. Controlamos para que no quede ni duro como una piedra ni húmedo. Dejamos que enfríe y lo desmoldamos. Luego, lo volvemos al molde, que habremos limpiado y cuya base habremos forrado de papel de hornear. Reservamos.

Toca el turno de hacer el coulis. Es muy sencillo. Limpiamos y cortamos las fresas en trocitos. Las ponemos a fuego medio con el azúcar durante unos quince o veinte minutos. Se reducirá a la mitad. Pasado el tiempo, lo pasamos a un vaso y lo trituramos con la batidora. Si queda muy líquido, lo ponemos al fuego de nuevo hasta que reduzca. La ponemos en un biberón de cocina y dejamos enfriar.

Para la 'mousse' de chocolate blanco, hidratamos las hojas de gelatina y blanqueamos las yemas con el azúcar. Para ello, las batimos con el azúcar y unas varillas eléctricas. Doblarán su volumen y tomarán una textura densa. Ahora, calentamos la leche a fuego medio. Lo llevamos al punto de ebullición y lo retiramos sin que hierva. La añadimos poco a poco a las yemas mientras batimos la mezcla. Luego la colamos y la ponemos al fuego de nuevo. Como buena crema inglesa, debe espesar con el calor pero nunca hervir.

Cuando esté, retiramos del fuego y añadimos la gelatina. Removemos bien y echamos el chocolate blanco en trozos. Movemos con suavidad la mezcla hasta que se disuelva. No le hará falta calor adicional porque se fundirá con el que ya tiene la crema. Por otro lado, montamos la nata y se la añadimos a la mezcla anterior con mucha suavidad para que no se baje. No hace falta que esté fría, basta con que esté templada. Reservamos.

Para montarla, cogemos el bizcocho que está en el molde y lo cubrimos con una capa de 'coulis' de fresas. Sobre esta cama, echamos la 'mousse' de chocolate blanco poco a poco, con mucho mimo y procurando que tenga el mismo grosor por toda la superficie. Igualamos la parte de arriba. El momento más creativo llega ahora. Dibujamos círculos con el 'coulis' sobre la 'mousse' y con ayuda de una brocheta lo movemos bien para que se mezcle todo. Repetimos las veces que veamos necesario. Una vez todo listo, ponemos la tarta en el frigorífico y dejamos que enfríe el menos cuatro horas para que quede bien cuajada. La desmoldamos y listo.
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube