Macarrones con pollo en salsa a la pimienta

Estos macarrones con pollo son de las recetas más fáciles que se puedan  hacer. 
Es un plato muy sencillo y muy suave de sabor, con lo que no te empachará demasiado. 
El resultado es bueno, te animo a que lo prepares . 

Ingredientes :

Recetas de pastas , receta de macarrones con pollo en salsa a la pimienta
  • 300 gr de macarrones
  • 200 gr de pollo
  • 1 vaso de leche
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 cucharada pequeña de harina
  • unos pocos granos de pimienta negra
  • aceite
  • sal

Preparación :

Empezamos como es habitual por los pasos que más van a tardar de hacer. En este caso, los macarrones. Pon a hervir abundante agua con aceite y sal en una olla. 
Cuando comience a hervir hecha los macarrones. Mientras empieza a hervir y todo esto aprovecha el tiempo para hacer la salsa. Pon un cazo con aceite a calentar. Mientras se va calentando corta una cebolla finamente. 
En cuanto veas que el aceite está caliente añade la cebolla y unos pocos granos de pimienta y sal. Mezcla un poco con una cuchara de madera para que no se pegue.


Continúa la receta cortando el pollo a trozos o tiras con ayuda de unas tijeras o un cuchillo (te recomiendo unas tijeras, te será muchísimo más fácil). Intenta que los trozos sean lo más pequeños posible, de esta manera conseguirás unir mejor la salsa a la pimienta con los trozos de pollo.

Añade el pollo al cazo con la cebolla y los granos de pimienta y mezcla muy bien continuamente mientras se van haciendo. Para que no se pegue el pollo al cazo, no deberás parar de mover durante un rato. Con esto tendrás el pollo mas o menos frito con la cebolla y la pimienta.

En este momento simplemente tendrás que incorporar la leche entera para formar la salsa y remover bastante bien para ligar todos los sabores. 
Ahora tendrás que mirar si se han cumplido los 8 o 10 minutos de cocción de los macarrones. Si es así aprovecha el momento para apagar el fuego y escurrirlos bien.

Pasados unos minutos y cuando la salsa haya reducido considerablemente estará lista para servir. Si ves que todavía se ha quedado un poco líquida, puedes añadir una cucharada pequeña de harina (cuidado con no pasarte) y en frío con un poco de agua (para que no se formen grumos al estar la salsa caliente).

Para presentar lo tienes fácil, incorpora los macarrones al plato de pasta y por encima cubre con una ligera capa de salsa de pollo a la pimienta..
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube