Pollo a la crema de curry, miel y mostaza


Recetas de pollo , pollo a la crema de curry, miel y mostaza

Hoy les traigo una receta rápida y extremadamente fácil de hacer, pero que logrará hacerlos ver como verdaderos cocineros gourmet.


Le daremos al pollo un sabor agridulce, fuerte, delicioso y penetrante combinando muy pocos ingredientes, propios de la gastronomía oriental con otros de la cocina occidental. Y como la idea es ahorrar tiempo, no los distraigo más y pasamos directamente a la receta...

Ingredientes: (para 2 personas)

  • Pechuga de pollo deshuesada: ......... 2 grandes (700 grs. en total)
  • Mostaza: ........................................ 3 cdas. soperas
  • Miel: ............................................... 3 cdas. soperas
  • Curry picante: .................................. 1 cda. de té
  • Limón: ............................................ 1 grande
  • Caldo de verduras: ............................ 500 ml.
  • Tomillo fresco: .................................. un puñado
  • Crema o nata: ................................... un pocillo de café (50/60 ml.)
  • Aceite de oliva extra vírgen: ................ cantidad necesaria
  • Sal: .................................................. a gusto
Preparación:



1. Utilizaremos 2 pechugas grandes que luego de deshuesadas y desgrasadas pesarán aproximadamente unos 350 grs. cada una. Las cortamos al medio para disminuir su grosor.


2. Introducimos en una sartén la miel, la mostaza y el curry. Yo utilicé uno picante de origen indio que funcionó de maravillas para equilibrar el sabor dulce de la miel. Pero si no les gusta lo picante pueden optar por un curry ahumado u otro más tradicional. Igualmente les digo que con la cantidad que le puse, el picor no resulta demasiado agresivo y se tolera bastante bien en el paladar , poco afecto a los condimentos demasiado fuertes.


3. Luego agregamos los líquidos: el jugo de un limón grande y medio litro de caldo de verduras.


4. Encendemos el fuego y revolvemos suave y pacientemente hasta integrar todos los ingredientes. Perfumamos con unas hojas frescas de tomillo, que siempre suelo tener a mano en una maceta del balcón de mi casa. Si desean pueden reemplazarlo por orégano o cualquier otra hierba aromática que sea de su agrado.

5. Luego de romper el hervor, bajamos la llama al mínimo para que la salsa vaya reduciendo lentamente. Si el caldo de verduras no estaba previamente salado, agregamos un poco de sal.

6. Mientras se preparaba la salsa, tenía una plancha de hierro calentándose a fuego máximo. Untamos las pechugas con aceite de oliva extra virgen y luego las disponemos sobre el hierro bien caliente.

7. Puede parecer que este paso es un trámite, pero tiene sus pequeños secretos. Si ustedes quieren obtener unas pechugas bien tostadas, pero a la vez tiernas y jugosas por dentro, les propongo seguir algunos sencillos consejos:


a) Es importante no tocar los filetes ni darlos vuelta hasta que se formen las típicas rayas cobrizas producto de la caramelización de la carne en contacto con la superficie del metal caliente. Si los pinchan o intentan removerlos antes de tiempo, estarán demasiado pegados a la plancha y entablarán una lucha estéril donde lo único que van a lograr es deshidratarlos, arruinando totalmente su textura.


b) Tampoco le pondremos sal hasta darlos vuelta, porque de igual manera contribuiríamos a su deshidratación prematura.

c) Una vez dados vuelta los salamos y los dejamos cocer sólo dos minutos más.

8. Luego las retiramos de la plancha, terminando su cocción en la sartén donde hicimos la salsa. Las colocamos con la superficie tostada hacia arriba permitiendo así que la carne se vaya impregnando de su exquisito sabor y perfume.



9. Cocinaremos por otros 5 minutos a fuego bajo, utilizando una cuchara para rociar la salsa sobre la superficie de las pechugas y así mantenerlas constantemente hidratadas.



10. Cuando vean que la salsa se ha reducido lo suficiente, tomando una consistencia espesa, rematamos agregando un pequeño pocillo de crema de leche o nata. Serán apenas unos 50 o 60 ml. Pueden suplantar la crema por un par de cucharadas soperas de queso crema.


11. Un minuto después retiramos del fuego y servimos nuestras pechugas con abundante salsa. Para no complicar nuestra receta rápida, recomiendo acompañarlas con arroz blanco o unas papas al horno. Si quieren trabajar un poquito más, quedan fantásticas si las sirven con unas verduras salteadas al wok o asadas sobre la plancha con un poco de aceite de oliva extra virgen.

Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube