Lechazo asado

Recetas navideñas, recetas de carnes , lechazo asado
El lechazo es un plato típico que suele servirse en las comidas y cenas de Navidad. Te contamos cómo prepararlo .

Ingredientes para 2 personas:

  •  Un cuarto de cordero lechal
  •  Mantequilla de cerdo
  •  Sal
  •  Agua para la cocción
  •  Tres ajos por cada cuarto de carne
  •  Un chorrito de vinagre de vino blanco
El lechazo es la receta elegida en muchas casas para un día de celebración. Navidad es una de las épocas del año en que más se elabora esta carne, porque es cuando las familias se reúnen para darse un buen banquete. La carne de lechazo es extremadamente tierna, lo que hace que apenas precise de una sencilla elaboración para resultar de lo más sabrosa y no requiere mucho tiempo en la cocina.

Lechazo asado, un plato perfecto para las reuniones navideñas
Un cuarto de cordero lechal es suficiente para dos personas, por lo que en función de cuantos comensales tengamos a comer calcularemos la cantidad de carne que necesitaremos para elaborar la receta. En la carnicería, al comprarlo, debemos pedirle al carnicero que no realice cortes sobre la pieza de cordero joven para que resulte más sabroso.


Elaboración de la receta:

Para empezar hay que salar y untar la mantequilla en la parte superior del lechazo. Esto es lo que permitirá que se forme una costra crujiente que da ese sabor tan especial a esta carne. En caso de no tener mantequilla se puede sustituir por aceite de oliva y obtendremos similares resultados.

Se coloca la carne en una cazuela de barro aunque, si no disponemos de ella, se puede usar cualquier otra bandeja para el horno. Se añade un vaso grande de agua y se mete al horno precalentado a 180º. Dependiendo del tamaño de la carne tardará más o menos en hacerse, pero suele rondar los 90 minutos.








Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo hay que extraer parte de la salsa que se ha ido formando y echarla en un mortero. Le añadimos un poco más de sal, un chorrito de vinagre y los ajos y con ello preparamos un majado. Damos la vuelta al lechazo, para que se cocine por el otro lado, y por encima le echamos ese majado. Si quedaba poca agua en la fuente añadiríamos más. De nuevo al horno y dejar que se vaya haciendo hasta que quede dorado por la parte superior. El interior habrá quedado tierno y sabroso.


Acompañamiento:
El lechazo es una comida contundente, así que suele servirse como plato principal y sin entrante y con una guarnición muy ligera. La carne desprende su propia grasa así que no se hace necesario acompañarla con patatas fritas, como haríamos con otros platos, porque resultaría excesivo. Lo mejor es elaborar una sencilla ensalada, que nos quite poco tiempo en la cocina, y que refresque a la carne sin crearnos más pesadez en el estómago. Huir de salsas contundentes y apostar por un sencillo aliño de vinagre y aceite de oliva.

Presentación en la mesa

El lechazo asado es una receta tradicional en muchas familias, por lo que a la hora de presentarlo lo mejor es huir de florituras y hacerlo del modo convencional. Llevar la carne a la mesa en la misma fuente en que se ha cocinado, lo que hace que se mantengan aún más lo sabores, y una vez allí repartirla a los comensales es lo más adecuado.

Del mismo modo servir en otra fuente la ensalada y que, al igual que ocurre con la carne, cada uno se eche en el plato lo que desee. El acompañamiento perfecto a esta receta de lechazo asado es un buen vino tinto, que ayude a pasar la carne.
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube