Tarta de queso New York

Recetas de postres y helados, tarta de queso new york

Cómo hacer una tarta de queso New York .

Ingredientes:

Para la base de la tarta:
  • Un paquete de galletas maria (o digestive)
  • 85 gr de mantequilla o margarina
Para el relleno de la tarta:
  • 900 gr de queso crema, tipo philadelphia
  • 200 ml de crème fraîche (o yogur griego)
  • 250 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • zumo de medio limón
  • 3 cucharadas soperas de harina de repostería
  • una pizca de vainilla
Para la salsa de frambuesa:
  • 300 gr de frambuesas (pueden ser congeladas)
  • zumo de medio limón
  • una hoja de gelatina
  • 3 cucharadas soperas de azúcar.
Cómo hacer la tarta de queso:

Vamos a comenzar precalentando el horno a 200ºC. A continuación, preparamos la base de galleta. Para ello, trituramos las galletas con ayuda de un robot de cocina, o metiéndolas dentro de una bolsa y golpeándolas con un rodillo, hasta obtener un polvo de galleta fino. Aparte, derretimos la mantequilla y la mezclamos con la galleta en polvo (la textura debe quedar como arena mojada). Cubrimos la base de un molde desmontable de 20 a 24 cm con papel de hornear, distribuimos encima la masa de galleta, presionando bien con una cuchara o con las manos, e introducimos la base en el congelador mientras preparamos el relleno de nuestra tarta de queso.

Para preparar el relleno, batimos el queso crema con unas varillas, añadimos el azúcar, la crème fraîche (o el yogur), la vainilla, el limón y la harina, hasta obtener una crema lisa. Añadimos a continuación los huevos de uno en uno, pero sin batir mucho, lo justo para que se incorporen pero no coja mucho aire la masa. Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas que habíamos preparado previamente. Introducimos nuestra tarta de queso en el horno, y horneamos 10 minutos a 200 º C. Posteriormente bajamos la temperatura a 90 º C y horneamos durante 30 minutos más. El interior de la tarta, al moverlo, parecerá un flan. Pasado este tiempo, dejamos la tarta de queso en el horno apagado varias horas. Una vez a temperatura ambiente la tarta, la llevamos al frigorífico hasta que esté totalmente fría (lo mejor es preparar la tarta de un día para otro).

Por último preparamos la salsa de frambuesa. Para ello hidratamos la hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos. En un cazo aparte, calentamos las frambuesas lavadas con el zumo de limón y el azúcar, y removemos constantemente, triturando al mismo tiempo las frambuesas. Si os molestan las pepitas podéis colar la salsa de frambuesa antes del siguiente paso. Cuando la salsa de frambuesa esté bien caliente, y triturada a nuestro gusto, incorporamos la gelatina bien escurrida a esta mezcla, removiendo hasta que se disuelva totalmente. Distribuimos la salsa de frambuesa sobre la tarta y se metemos de nuevo en la nevera hasta que vayamos a consumirla… y a disfrutar!
Compartir en Google Plus
Comparte esta receta en tus redes sociales y no olvides sucribirte a nuestro canal de Youtube