Macarrones gratinados con queso y salsa bechamel

Recetas relacionadas

Macarrones gratinados con queso y salsa bechamel,  esta receta es una alternativa sencilla pero llena de sabor, deliciosa y fácil de preparar. déjate guiar paso a paso y disfruta de esta delicia en familia.

Macarrones gratinados con queso y salsa bechamel

Ingredientes

  • 400 gr. de macarrones
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Media zanahoria
  • 500 ml de tomate natural triturado
  • Media taza de leche o 250ml de salsa bechamel
  • 200 gr. de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación de los macarrones gratinados con queso y salsa bechamel

  • Comienza preparando la pasta, para ello llena una olla con abundante agua, añade sal al gusto y un chorro de aceite de oliva y pon a hervir a fuego alto.
  • Cuando hierva, incorpora la pasta y cocina hasta que esté al dente removiendo con frecuencia para que no se pegue. Una vez lista cuela y reserva.
  • Mientras el agua hierve y la pasta se hace, prepara la salsa de tus macarrones gratinados. Pela y pica la cebolla en trozos pequeños, pela la zanahoria y córtala en cubos y corta también el ajo en pequeños trocitos. Reserva.
  • Añade aceite a una sartén y lleva a fuego bajo, cuando esté caliente añade la cebolla y deja cocinar por 3 minutos.
  • Luego incorpora el ajo y la zanahoria, salpimienta y cocina hasta que la cebolla esté transparente. Cuando la cebolla esté en el punto deseado, agrega el tomate natural triturado, retoca de sal y pimienta y deja que tu salsa se cocine a fuego bajo durante 20 minutos.
  • Remueve de vez en cuando durante la cocción y prueba para ver si es necesario retocar de sal o pimienta. Enciende el horno a 200 ºC para que se vaya precalentando.
  • Una vez que la pasta y la salsa de tomate estén listas, deberás mezclar ambos ingredientes. Para evitar que la pasta quede seca te sugerimos añadir a esta mezcla media taza de leche, removiendo todo bien para luego colocarla en una bandeja apta para el horno.
  • Si buscas un resultado más cremoso, entonces tras colocar los macarrones en la bandeja, añade una capa de bechamel por encima.
  • Puedes saltarte este paso si lo prefieres y servir esta pasta solo con la salsa de tomate. En cualquiera de los dos casos, remata con una generosa capa de queso parmesano por encima.
  • Mete en el horno y deja gratinar durante 10 minutos o hasta que el queso esté derretido y dorado.
  • Saca tus macarrones gratinados del horno, deja reposar 5 minutos, luego sirve y disfruta de esta delicia.
5/5 (9 Reviews)
- Advertisement -
- Advertisement -

últimas recetas

- Advertisement -

Más recetas como esta

- Advertisement -

Macarrones gratinados con queso y salsa bechamel

 
Síguenos